El mundo se “descarriló” en el manejo de la emergencia climática: Naciones Unidas

El mundo se “descarriló” en el manejo de la emergencia climática: Naciones Unidas

Los incendios en Australia de principios de este año dejaron cerca de 2’00 casas destruídas y 28 personas muertas. Wikimedia Commons

Los científicos dijeron que la amenaza era mayor que la del coronavirus, y que los líderes mundiales no deben ser desviados de la acción climática.

Cada año, la Organización Meteorológica Mundial (WMO) emite una Declaración sobre el estado del clima global. Se basa en datos proporcionados por los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales y otras organizaciones nacionales e internacionales.

Durante más de 25 años, estos informes se han publicado en árabe, chino, inglés, francés, ruso y español, para informar sobre el mundo clima, clima significativo y tendencias climáticas, y eventos a nivel global y regional. La alerta que hizo el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en el informe que se publica hoy, es que el mundo está “fuera de camino” en el manejo de la emergencia climática y el tiempo se acaba rápidamente.

El informe concluye que 2019 fue un año récord para el calor, y hubo un aumento del hambre, el desplazamiento y la pérdida de vidas debido a las temperaturas extremas y las inundaciones en todo el mundo. De hecho, hace una semana, el servicio europeo Copernicus reveló que ese año se situó solo 0,04 ºCelsius por detrás del año récord de 2016, cuando las temperaturas se vieron afectadas por un episodio especialmente intenso del fenómeno meteorológico El Niño. Las olas de calor afectaron durante este año a países como Australia, India y Francia.

Los científicos dijeron que la amenaza era mayor que la del coronavirus, y que los líderes mundiales no deben ser desviados de la acción climática.

Aquí las seis claves del informe:

   1. Las fracciones moleculares atmosféricas globales de gases de efecto invernadero alcanzaron niveles récord en 2018 con dióxido de carbono (CO2) a 407.8 ± 0.1 partes por millón (ppm), metano (CH4) a 1869 ± 2 partes por billón (ppb) y óxido nitroso (N2 O) a 331.1 ± 0.1 ppb. Estos valores constituyen, respectivamente, 147%, 259% y 123% de los niveles preindustriales. Las primeras indicaciones muestran que el aumento en los tres (CO2, CH4 y N2 O) continuó en 2019.

2. La temperatura media global para 2019 fue 0.1 ° C por encima de los niveles preindustriales. Es probable que el año 2019 haya sido el segundo más cálido en registros instrumentales. Los últimos cinco años son los cinco más cálidos registrados, y la última década, 2010-2019, también es la más cálida registrada. Desde la década de 1980, cada década sucesiva ha sido más cálida que cualquier otra anterior desde 1850.

3. El año 2019 vio una baja extensión de hielo marino tanto en el Ártico como en la Antártida. El mínimo diario de extensión del hielo marino del Ártico en septiembre de 2019 fue el segundo más bajo en el registro satelital. En la Antártida, la variabilidad en los últimos años ha sido alta con el aumento a largo plazo compensado por una gran caída en la extensión a fines de 2016. Desde entonces, las extensiones se han mantenido bajas, y en 2019 se registraron extensiones récord en algunos meses.

4. El océano absorbe alrededor del 90% del calor que queda atrapado en el sistema de la Tierra por las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero. El contenido de calor del océano, que es una medida de esta acumulación de calor, alcanzó niveles récord nuevamente en 2019.

5. Durante la década 2009–2018, el océano absorbió alrededor del 23% de las emisiones anuales de CO2, disminuyendo el aumento de las concentraciones atmosféricas. Sin embargo, el CO2 absorbido en el agua de mar disminuye su pH, un proceso llamado acidificación del océano. Las observaciones de fuentes de océanos abiertos durante los últimos 20 a 30 años muestran una clara disminución en el pH promedio a una tasa de 0.017-0.027 unidades de pH por década desde finales de los años ochenta.

6. A medida que el océano se calienta, se expande y el nivel del mar aumenta. Este aumento se incrementa aún más por la fusión del hielo en la tierra, que luego fluye hacia el mar. El nivel del mar ha aumentado a lo largo del registro del altímetro, pero recientemente el nivel del mar ha aumentado a un ritmo mayor debido en parte al aumento de la fusión de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida. En 2019, el nivel medio global del mar alcanzó su valor más alto desde el comienzo del registro de altimetría de alta precisión (enero de 1993).

De acuerdo con The Guardian, el Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares indican que 2018-19 fue el año 32 consecutivo en que se perdió más hielo del que se ganó. El derretimiento del hielo terrestre combinado con la expansión térmica del agua llevó los niveles del mar hasta la marca más alta desde que comenzaron los registros.

“El cambio climático es el desafío definitorio de nuestro tiempo. Actualmente estamos muy lejos de cumplir con los objetivos de 1.5C o 2C que exige el acuerdo de París ”, dijo Guterres. “Se nos acaba el tiempo para evitar los peores impactos de la alteración del clima y proteger nuestras sociedades”.

El informe también estudió los sucesos más importantes relacionados con cambio climático y su conexión con la pobreza o los desastres naturales. Por ejemplo, las inundaciones y tormentas contribuyeron más al desplazamiento de personas de sus hogares, particularmente el ciclón Idai en Mozambique y sus vecinos, el ciclón Fani en el sur de Asia, el huracán Dorian en el Caribe y las inundaciones en Irán, Filipinas y Etiopía. Se estima que el número de desplazamientos internos por tales desastres fue de cerca de 22 millones de personas en 2019, frente a los 17 millones en 2018.

En Estados Unidos –reporta The Guardian– las fuertes lluvias de Estados Unidos dejaron pérdidas económicas totales de $ 20 mil millones. Por otro lado, el cambio climático fue uno de los factores principales de crisis alimentarias en 26 de 33 países que tuvieron una en 2019, y el factor principal en 12. Esto es el equivalente a cerca de 820 millones de personas con hambre en el mundo.

fuente

Share this post


Translate »