Viajar solas: una tendencia para conocer nuevos destinos y realidades

Viajar solas: una tendencia para conocer nuevos destinos y realidades

Cada vez más mujeres deciden viajar en solitario, buscando experiencias personalizadas y seguras.

Para desconectar del día a día; para experimentar lo que hacen y viven otras viajeras y blogueras de viajes; para empoderarse; para crecer espiritual, cultural e intelectualmente o simplemente porque sí, porque pueden y quieren. Estas son algunas de las razones que impulsan a cada vez más mujeres a viajar sin otra compañía que la suya con el objetivo de conocer nuevos destinos y realidades.

“Aunque el interés por descubrir nuevos destinos en solitario estaba más ligado a personas solteras y eran más los hombres que buscaban este tipo de viajes, esto está cambiando”, explica Yamilet Rivas, directora ejecutiva (CEO) de Yoplan, una firma especializada en organizar actividades turísticas con expertos locales en el Caribe.Ella es otra de las miles de viajeras que anualmente decide visitar nuevos destinos sin acompañante de ningún tipo. 

Según Rivas, existe un porcentaje cada vez más elevado de mujeres que se lanzan a la aventura de viajar solas. Los datos que viene recogiendo su empresa confirman esta tendencia creciente, especialmente en España y América. “Se percibe un mayor interés de mujeres de 25 a 40 años que deciden conocer nuevos destinos en solitario. Son mujeres modernas que suelen mostrar interés por mezclarse con la cultura local, su gastronomía, su historia y su gente. Mujeres de todo el continente americano participan en este movimiento. Se han creado varios grupos femeninos que practican estos viajes en solitario de forma recurrente y se van uniendo cada vez más mujeres que lo hacen por primera vez o que tienen interés en hacerlo”, señala. 

En estos grupos que inundan internet, las viajeras intercambian consejos viajeros, comparten fotos e historias de los viajes y, en algunos casos, las más expertas orientan a las más jóvenes que no siempre prevén las situaciones de riesgo a las que pueden estar expuestas.

Son mujeres modernas que suelen mostrar interés por mezclarse con la cultura local, su gastronomía, su historia y su gente

Destinos más buscados

“Las mujeres del continente americano se animan mucho a viajar a México (Ciudad de México, Cancún y la Riviera Maya); fuera del Caribe prefieren los destinos populares de Europa, y definitivamente las españolas prefieren Cuba”, puntualiza la CEO de Yoplan.

Rivas lleva años viajando sola. Ha visitado destinos como Bogotá o Ciudad de México, hasta La Habana, Hong Kong o Nueva York. “He sabido disfrutar de la esencia de cada lugar porque siempre he conectado con algún local que me ha sabido guiar por los mejores rincones del destino de forma segura”, añade.

A partir de esa experiencia personal, Rivas creó una plataforma en línea que pone a disposición de las mujeres una serie de experiencias únicas, alejadas del turismo masificado y en una comunidad segura, que son diseñadas de la mano de la población autóctona. “Esta oferta, en la que hay actividades para cada gusto y destinadas al intercambio cultural entre personas que comparten pasiones y aficiones incluye, desde la visita a la cocina de un chef en Bogotá, pasando por aprender a hacer arepas, hasta dar un paseo en bicicleta por los pueblos mágicos de México”, explica. 

Dice que esta plataforma que une a viajeras y residentes locales cuenta con anfitriones que son músicos, pintores, escultores, cantantes, bailarines, historiadores, fotógrafos, chefs o atletas que proponen sus costumbres como experiencias a quienes utilizan este sistema de reservas. Por ejemplo, una de las experiencias favoritas en La Habana (Cuba) es recibir clases de salsa. Posteriormente se organiza una salida a un lugar muy popular, llamado 1830, donde practican los pasos de baile aprendidos y ven cómo bailan los lugareños en un entorno mágico a orillas del malecón. 

“Las mujeres son recogidas en el hotel y acompañadas siempre por sus profesores de baile. Pero lo que garantiza la seguridad de esta y otras experiencias es que, antes de ser ofrecidas en la plataforma, tanto el o la anfitriona de la experiencia, como la actividad en sí, pasan por un filtro de validación, y todo es verificado por nuestro ‘embajador’ local en destino”, explica Rivas.

“Otras experiencias de ‘categoría gourmet’ permiten descubrir nuevos sabores o disfrutar de la historia de los alimentos, como la localizada en el Eje Cafetero colombiano, en el que la viajera puede participar en el proceso productivo del café o la de crear su propio chocolate en República Dominicana”, señala la CEO. Según cifras de Migración Colombia, en 2018, más de 4 millones de turistas llegaron al país, muchos de ellos mujeres entre los 30 y los 39 años.

Algo que ha impulsado el auge de los viajes en solitario realizados por mujeres es la aparición de numerosas blogueras que, con sus relatos que comparten activamente en internet, inspiran a otras mujeres a embarcarse en este tipo de experiencias.Carolina Fabreja, Nani Arenas o Ainara García son algunas de ellas. Otra explicación es la sensación de empoderamiento que representa la lucha por la igualdad de las últimas décadas y el hecho de que una mujer ya no tiene que depender de nadie para disfrutar de un viaje: “Las mujeres nos sentimos cada vez más independientes y hacemos uso de esa independencia”, concluye Rivas.

He sabido disfrutar de la esencia de cada lugar porque siempre he conectado con algún local que me ha sabido guiar por los mejores rincones del destino de forma segura

‘Apps’ para viajar sola

Tourlina

Una aplicación diseñada exclusivamente para ellas. La idea detrás de esta herramienta es ayudar a la viajera a conectar con otras mujeres de todo el mundo, con gustos afines, para organizar viajes enteros o experiencias turísticas individuales. Solo pueden utilizarla quienes estén registradas. Los responsables de la ‘app’ verifican la identidad del usuario y garantizan así la seguridad de los contactos que se puedan generar. Disponible para iOS y Android. Es gratuita.

Tripwoman

Esta aplicación tiene la misma premisa que Tourlina –destinada únicamente para ellas–, pero con un valor añadido: es una comunidad internacional de protección y de cuidados entre mujeres. Su objetivo es tratar de minimizar los riesgos que puede experimentar una mujer cuando viaja sola. De ahí que se haya especializado en brindar recomendaciones y consejos de experiencias, alojamiento, rutas seguras y transporte para tratar de reducir la vulnerabilidad de las viajeras allá donde vayan. Creada por la española Tania Picado, empezó como una página web y ya cuenta con versión para celular.

fuente:

Share this post


Translate »