Ciudad Perdida: los riesgos de un paraíso nacional

Ciudad Perdida: los riesgos de un paraíso nacional

La calidad de los servicios que reciben los visitantes ponen en riesgo el potencial de este destino.

En febrero pasado, CNN Travel recomendó Ciudad Perdida, en la Sierra Nevada de Santa Marta, como sustituta de Machu Picchu. Esa maravilla peruana la incluyó en su lista de 12 destinos para evitar en 2018, pues “es visitado por 5.000 personas al día, doblando el número recomendado por la Unesco”.

Tony Wheeler, fundador de la prestigiosa guía de viajes Lonely Planet, escribió sobre este mismo tesoro arqueológico colombiano: “Olvídate del Machu Picchu peruano. Esta es la mayor ciudad antigua de América del Sur, y… ¡está realmente perdida! El hecho de que para visitarla haya que caminar durante varios días a través de la jungla garantiza que siga así de perdida”.

Está claro. Ciudad Perdida –o Teyuna, su nombre ancestral– es una de las apuestas turísticas más interesantes y exitosas de los últimos tiempos. Una travesía de varios días entre selvas y ríos –en medio de la belleza exuberante de la Sierra Nevada de Santa Marta– que ha sido catalogada como uno de los mejores trekkings (o recorridos a pie) del mundo.

Pero no todo es belleza. Preocupan la seguridad, los alojamientos y la carga de turistas que recibe el lugar de manera vertiginosa. Eso, entre otros aspectos que ponen en riesgo la sostenibilidad del destino, del que viven cientos de familias indígenas y campesinas que trabajan en la cadena turística.

“Esta es la mayor ciudad antigua de América del Sur, y… ¡está realmente perdida”

En el 2008, tan solo 1.000 turistas llegaron a este asentamiento de los indígenas tayronas, construido en el siglo VII, abandonado a finales del XVI y descubierto en 1976 tras permanecer oculto bajo la selva más de 400 años.

Y en el 2017, según datos del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), más de 23.000 personas, de 85 nacionalidades, recorrieron este parque arqueológico. Y, según todas las previsiones de expertos nacionales e internacionales, que ya lo consideran uno de los grandes destinos de Suramérica, los números seguirán creciendo.

Fue en el 2013 cuando subí y bajé por primera vez a Ciudad Perdida, tras cinco días de interminables y agotadoras caminatas. Fui con Paco Nadal, reconocido periodista de viajes del diario El País de España. Lo volví a hacer el año pasado al frente de un grupo de turistas españoles, y otra vez hace no más de un mes.

No sobra contarles que soy una periodista y viajera española viviendo en Colombia. Desde hace siete años no he parado de viajar por todo el país. Conozco 30 de sus 32 departamentos, que he fotografiado y sobre los que he escrito y publicado crónicas y guías de viajes. Y sigo pensando que este poblado indígena, en el corazón de la sierra, a 1.300 metros de altitud y en el que vivieron en 33 hectáreas más de 2.500 indígenas, es uno de los rincones más fascinantes del que ya es mi país de adopción. Y es, sin duda, una de las mejores apuestas turísticas de Colombia.

Pero hay mucho por mejorar. En mi último viaje, tras bajar los más de 1.200 resbalosos y pequeños escalones que suben a Ciudad Perdida, el río Buritaca consiguió asustarme. El día anterior llovió más de nueve horas seguidas y el río creció peligrosamente, sin dejar otra opción que cruzarlo con el agua hasta arriba de la cintura.

Afortunadamente nos acompañaba Beto Montero, uno de los guías más experimentados, quien nos aseguró con mosquetones a la cuerda que cruzaba el torrente. Pero, ¿cómo hicieron los otros turistas? A muchos no les quedó otra que atravesar el caudaloso Buritaca sin estar asegurados, dependiendo de su fuerza para agarrar la cuerda y evitar ser llevados por el río, que como los más de treinta que cruzan la Sierra Nevada, allí arriba no se anda con tonterías.

¿Estamos esperando que alguien muera para construir la tarabita o el puente colgante tantas veces reclamados y evitar el cruce del río a pie en este peligroso punto? ¿Es suficiente el entrenamiento ofrecido por el Sena a los guías para una travesía tan exigente y complicada?

De quién depende la seguridad del camino: ¿solo de las empresas turísticas que organizan la excursión, de los guías? ¿No es acaso un tema que les compete tanto al gobierno regional como al nacional para que tomen medidas contundentes? 

Ciertamente, en los últimos años, la seguridad en la travesía ha mejorado. Las empresas han invertido en entrenamiento para sus guías, en seguros para los turistas, y los campamentos cuentan con equipos de rescate. Pero no es suficiente.
Los accidentes más graves han requerido de evacuación en helicóptero. Pero eso depende de la disponibilidad del Ejército y la Policía Nacional, que han colaborado con los traslados, generosamente, cuando han podido.

Ciudad Perdida

Lo ideal sería que el seguro que los turistas obtienen al pagar la excursión incluyera el rescate aéreo, pero las aseguradoras que operan en Colombia y cubren este tipo de actividades no lo contemplan.

El español Miguel Ángel Román subió a Ciudad Perdida en agosto del pasado año. “Primero que todo, debo decir que es un trekking impresionante: paisajes espectaculares y vírgenes. Y llegar a Ciudad Perdida es una sensación de triunfo, de orgullo, de resistencia. Una de las experiencias más importantes que he tenido en mi vida, que me ha servido de inspiración en mi lucha contra el cáncer”.

Una de las cosas que más preocupó al viajero fue la seguridad. “Deberían existir algunos sitios en la ruta donde pudieran aterrizar helicópteros porque un accidente grave puede convertirse en una auténtica tragedia. Vi cómo evacuaban, en mula, a una turista con el brazo roto, propio de otros tiempos lejanos”.

fuente:

Share this post


Translate »