Los grupos ecologistas piden al Gobierno una ley de cambio climático más ambiciosa

Los grupos ecologistas piden al Gobierno una ley de cambio climático más ambiciosa

Las principales ONG reclaman al Ejecutivo recortes de gases de efecto invernadero más fuertes que los previstos por el Ejecutivo

Las cinco principales ONG ecologistas de España (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF) quieren una ley de cambio climático y transición energética más ambiciosa. Reclaman al Ministerio para la Transición Ecológica, que la semana pasada presentó el borrador de la futura norma, que se fije un objetivo global más fuerte para las próximas décadas.

El borrador del ministerio (que tendrá que ser consensuado con los partidos políticos para poder salir adelante en el Congreso) establece como meta que en 2030 las emisiones globales de gases de efecto invernadero de España sean un 20% inferiores a las de 1990. Eso implica recortar un tercio las emisiones actuales del país en algo más de una década.

Las ONG sí aplauden que el borrador cuente con “casi todas las herramientas principales necesarias para estar a la altura de otras normas” aprobadas en otros países en los últimos 10 años. Pero consideran que ese objetivo del 20% es “claramente insuficiente”. No fijan un porcentaje alternativo, pero recuerdan que el Parlamento Europeo acaba de aprobar una resolución en la que apuesta por una reducción del 55% para el conjunto de la Unión en 2030. Por su parte, la Comisión ya fijó una reducción del 40% y se espera que a finales de este año pueda subir ese compromiso hasta el 45%.

Pero esos porcentajes son objetivos globales para toda la UE. Luego, cada país tiene metas más o menos individualizadas en función de sus circunstancias de partida. Y el Gobierno español sostiene que el objetivo del 20% es más ambicioso de lo que le tendría que recortar al aplicar todas las normas europeas de lucha contra el cambio climático.

Respecto a las medidas concretas del borrador de ley, los ecologistas aplauden las prohibiciones del fracking o las prospecciones. O la retirada de incentivos a los combustibles fósiles. Pero echan en falta la “prohibición” de tecnologías de “captura y almacenamiento industrial de CO2. O un calendario de “cierre programado de las centrales de carbón y nucleares para antes del 2025”. Previsiblemente, ese calendario de cierre (aunque no a 2025, sino más adelante) se presente en breve en el marco del plan de energía y clima que España debe presentar a la Comisión.

Coches de combustión

Una de las medidas que más repercusión han tenido del borrador que el ministerio presentó la semana pasada es la del veto a las ventas de turismos y furgonetas que emiten CO2 a partir de 2040. Los grupos ecologistas consideran que esa prohibición (que otros países de la UE también están poniendo sobre la mesa) se debe adelantar mucho más, a 2028.

También proponen las ONG que el 100% del sistema eléctrico sea renovable en 2030, y no en 2040 como se indica en el borrador. Y reclaman una “tasa sobre las emisiones de CO2 y otras medidas específicas de ecofiscalidad”, que en el borrador se dejan de lado.

fuente:

Share this post


Translate »