El PP valenciano y empresarios cierran filas contra la tasa turística

El PP valenciano y empresarios cierran filas contra la tasa turística

Afirman que ahuyentará a los visitantes, que gastan 10.800 millones en la comunidad

La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, ha cerrado este lunes en Castellón, en la sede de Ashotur (Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo), la ronda pública de apoyos de su partido al sector turístico para diseñar junto a él un frente común contra la tasa que prevé gravar las pernoctaciones en establecimientos de la Comunidad Valenciana. Populares y empresarios han exhibido la buena sintonía que les une en esta causa contra un impuesto que, afirman, disuadirá a los turistas y “es discriminatoria” respecto al perfil de visitante. La tasa, propuesta por Podemos, obtuvo en Les Corts el respaldo de la formación morada y de Compromís, la abstención de PSPV y Ciudadanos y la negativa de los populares.

Tras reunirse con los empresarios turísticos de Valencia y Alicante, este lunes Bonig ha vuelto a ratificar en Castellón la necesidad de dar un paso atrás en este tema. La tasa turística, a su juicio, constituirá una presión fiscal para la propia población valenciana, “porque el 30% del turismo de la Comunidad es turismo interior”. Será una “medida disuasoria” para potenciales visitantes, “tanto autonómicos como nacionales o internacionales”, un “mal mensaje a los turoperadores”, una “merma económica” y un “incentivo para la economía sumergida, porque al final se grava con más presión fiscal a las empresas que hacen las cosas bien”.

La líder del PP de la Comunidad Valenciana CV (PPCV) advierte: la tasa no afectará únicamente a los hoteleros, “sino a la capacidad económica del turismo medio. Afecta a la hostelería, a los pisos tutelados reglados y al comercio, porque será menor la capacidad que tenga el turista para gastar”.

Para Bonig, la recaudación que se obtendría con esta medida, y que el consejero de Hacienda cifra en unos 30 millones de euros, no compensa los daños que, según ella, generaría. “Se podría obtener mucho más dinero si realmente el gobierno del señor (Ximo) Puig y (Mónica) Oltra hiciera las cosas bien, como aumentar la inspección en todas las actividades y plataformas digitales de alquiler y alojamientos ilegales”. Insiste en que el turismo es un “motor” para la economía “valenciana, española y mundial”. Y pone cifras. Representa el 14,4% del empleo directo que se crea en las tres provincias y el 13,6 del PIB. Supone para las arcas autonómicas una recaudación de 3.000 millones de euros, y el año pasado atrajo a 25 millones de turistas “que se dejaron 10.800 millones de euros”, ha señalado Bonig. Todo, mientras pide ‘tacto’ con un sector “que tras una dura crisis, empieza a notar la recuperación con mucho esfuerzo”.

Crítico con esta medida ha sido también el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela. No ha dudado en agradecer “el apoyo del PP a la mal llamada tasa turista, porque es un impuesto al alojamiento y es discriminatorio”, pues afecta a quienes pernoctan pero no, por ejemplo, a quienes vienen a pasar el día. Por ellos, por los turistas que se quedan a dormir, el sector ya paga muchos impuestos desde el momento en el que un empresario decide poner en marcha un establecimiento”. El presidente de Ashotur tampoco ha dudado en pedir al PSPV que se “alinee” con los populares y “se posicione seriamente, que ese no a la tasa –manifestado por el propio Consejo Valenciano de Turismo- pase de la palabra al voto en el Congreso”.

Escorihuela ha urgido el fin de una tasa “patrocinada por determinados partidos que están en contra de cualquier sector económico. Si no se pone fin, acabaremos poniendo tasas a casi todo lo que se hace en la vida cotidiana. Hay que cambiar este modelo”.

Repercusión de la crisis en Cataluña sobre el turismo

Por otro lado, y preguntado por la afección de la crisis catalana sobre el turismo de la provincia de Castellón y del resto de la Comunidad, el representante de Ashotur ha indicado que la afección ha sido baja por las fechas en la que ha ocurrido todo. “Si hubiera pasado en junio, habría afectado muy seriamente”, ha indicado. Principalmente por la incertidumbre que se genera. “A la Comunidad Valenciana viene mucho turismo catalán, turismo que, esperamos, vendría igual, pero es algo que no podemos saber ni cuantificar. De cualquier manera, lo que está ocurriendo no sería para nada bueno para el turismo”. Su deseo, ha dicho, es que el conflicto, “bien por el 155 o por otro medios, porque eso no nos corresponde como empresarios, se solucione de cara a la próxima campaña”.

fuente:

Share this post


Translate »