Noticias

Dos de cada cinco especies de plantas en el mundo están en peligro de extinción

Un nuevo reporte del Royal Botanical Garden advierte que el 40% de las plantas del planeta peligran gracias a la actividad humana. Esto es el doble de lo que se calculaba. Los hongos también peligran.

Cada año desde 2016, el Royal Botanical Garden, KEW, en Reino Unido, hace un reporte sobre el estado de plantas y hongos en el Planeta Tierra. Basándose en la experiencia de 210 colaboradores en 97 instituciones en 42 países, el informe es un esfuerzo de colaboración científica bastante grande. La conclusión de este año no es alentadora: el 40% de las especies de plantas del Planeta Tierra está en peligro gracias a la actividad humana. Esto es el doble de lo que se tenía calculado.

El informe hace énfasis en la importancia de continuar con la investigación científica sobre biodiversidad: 1.942 especies de plantas y 1.886 especies de hongos fueron nombradas científicamente por primera vez en 2019.

Las amenazas actuales a la biodiversidad global, desde el cambio climático, la tala y el cambio de uso de la tierra, hacen que la tarea de catalogar especies sea una carrera contra el tiempo. A menudo, cuando se describe y nombra una nueva especie, se enfrenta a la extinción. Esto significa que las especies que podrían ser valiosas como alimentos, medicinas o fibras, o que desempeñan funciones importantes en los ecosistemas, como ayudar a circular los nutrientes, están desapareciendo antes de que tengamos la oportunidad de explorar sus características.

“La gente suele pensar que se han localizado y clasificado todas las especies, pero no es el caso”, dice el Dr. Martin Cheek, líder de investigación senior del equipo de África y Madagascar en Kew. Y agrega: “Todavía hay una gran cantidad de especies en este planeta de las que no sabemos nada y ni siquiera tenemos nombres. Así que ese es el trabajo que hacemos en el departamento de identificación y denominación de Kew. Una vez que hemos identificado una especie, el siguiente paso es averiguar cuáles son sus usos potenciales y si es una prioridad para la conservación”.

Muchas de las plantas descritas en 2019 tienen el potencial de proporcionar nuevas bebidas o alimentos. De China y del sudeste asiático continental llegaron 30 especies de Camellia, que no habían sido nombradas anteriormente, el género al que pertenecen el té (Camellia sinensis) y muchos arbustos de flores ornamentales. Mientras tanto, científicos de Turquía encontraron por primera vez seis especies de Allium, el género que incluye ajo, cebolla, puerro y cebollino, y diez parientes de espinacas no descritos del género Chenopodium salieron a la luz en California, EE. UU. Brasil produjo dos parientes silvestres de la yuca (Manihot esculenta) que antes eran desconocidos para la ciencia, así como parientes silvestres del ñame (Dioscorea) y la batata (Ipomoea).

De hecho, entre la década de 1990 y 2018, tres países produjeron consistentemente el mayor número de especies de plantas recientemente descritas: Brasil, China y Australia. Sin embargo, en 2019, Australia (con 86 especies recientemente descritas) fue eliminada de las tres primeras por Colombia (121) y Ecuador (91). Brasil mantuvo el puesto número uno (216), que ocupa desde 2008. Cada año, se describen 200 o más especies nuevas de Brasil, lo que equivale al 10% del total mundial.

Plantas medicinales

Miles de millones de personas dependen de las medicinas a base de hierbas como su principal fuente de atención médica, pero el informe encontró que 723 especies utilizadas como tratamientos están amenazadas de extinción. Estos incluyen un tipo de trompeta de ángel rojo en América del Sur que se usa para trastornos circulatorios que ahora está extinto en la naturaleza y una planta de jarra india que se usa tradicionalmente para enfermedades de la piel.

Hongos

Cuando se trata de hongos, aún nos quedan más por catalogar. Actualmente se han identificado 148.000 especies, principalmente en los phyla Ascomycota y Basidiomycota. Pero los científicos creen que más del 90% de las especies siguen siendo desconocidas para la ciencia. Estiman que hay entre 2,2 y 3,8 millones de especies en la Tierra.

La principal razón por la que sabemos tan poco sobre los hongos es porque llevan estilos de vida muy crípticos. Mientras que casi todas las plantas son visibles sobre el suelo, los hongos a menudo permanecen ocultos. “El estudio de los hongos se basa principalmente en sus estructuras portadoras de esporas, incluidos los hongos que vemos en la superficie, y muchas especies solo los producen en determinadas épocas del año”, explica el Dr. Niskanen. “Algunas especies ni siquiera las producen todos los años, quizás solo cada diez años, y algunas especies no las producen en absoluto. Las especies que mejor conocemos son las que producen hongos. Aquellos que no producen ninguna estructura visible portadora de esporas son, por lo tanto, los menos conocidos hasta ahora”.

Los investigadores también utilizaron inteligencia artificial para evaluar áreas poco conocidas. “Ahora tenemos enfoques de IA que son hasta un 90% precisos”, dijo Eimear Nic Lughadha, líder de investigación senior en RBG Kew. “Estos son lo suficientemente buenos como para decir, ‘esta área tiene muchas especies que no han sido evaluadas pero casi con certeza están amenazadas’”.En 2019, Nic Lughadha informó que 571 especies habían sido eliminadas desde 1750, aunque es probable que el número real sea mucho mayor.

Hace un mes, la ONG WWF reveló que América Latina era la región del mundo con mayor pérdida de biodiversidad. Según el informe Planeta Vivo, un millón de especies (500.000 animales y 500 insectos) están en peligro de extinción en los próximos 100 años. En América Latina, la pérdida de biodiversidad se debe en un 51.2% a los cambios de uso del suelo.

Sin la biodiversidad del suelo los ecosistemas terrestres pueden colapsar, pues hasta el 90% de los organismos vivos de estos ecosistemas, pasan parte de su ciclo de vida en estos hábitats.

Gran parte de la disminución general del Índice Planeta Vivo de América Latina y el Caribe se encontró en las tendencias negativas de reptiles, anfibios y peces, grupos que se ven afectados por una variedad de amenazas. Para los reptiles, éstas incluyen el cambio de uso de suelo y la sobreexplotación. Los peces de agua dulce son los más afectados por la sobreexplotación y la fragmentación del hábitat debido al desarrollo de la energía hidroeléctrica, que se prevé represente un desafío aún mayor en el futuro. En tanto, para los anfibios, las enfermedades y la pérdida de hábitat son las mayores amenazas. Cambio de uso de suelo, pérdida de plantas e insectos.

fuente:

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »