Cambiar cuarentenas por tests, propuesta del Manifiesto Europeo

Cambiar cuarentenas por tests, propuesta del Manifiesto Europeo

La alianza European Tourism Manifesto ha solicitado a los Estados miembro que acuerden urgentemente restricciones de viaje armonizadas y garanticen una rápida implementación para ayudar al sector a sobrevivir a esta crisis sin precedentes.

La alianza European Tourism Manifesto aplaude los esfuerzos renovados de la Comisión Europea, así como la iniciativa de la Presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea de la semana pasada para mejorar la coordinación de los viajes transfronterizos y restaurar la integridad del espacio Schengen.

La necesidad de un control continuo de Covid-19 es previsible y, de conformidad con el artículo 24 del Código de fronteras Schengen, se deben coordinar las restricciones fronterizas relacionadas.

A raíz de una dramática recesión económica esperada, es crucial que los viajes dentro de la UE y el área europea en general (incluidos el EEE, el Reino Unido y Suiza) se restauren con cuidado y rapidez.

Además, la coordinación internacional para restablecer los viajes transatlánticos proporcionaría un impulso vital al sector de viajes y turismo.

Los viajes y el turismo europeos son el ecosistema más afectado por la crisis del coronavirus debido a las restricciones de viaje insuficientemente coordinadas, la disminución de la confianza de los viajeros y la reducción de la demanda de los consumidores.

La temporada de verano de 2020 se vio fuertemente afectada por esta crisis, y la confianza de los viajeros alcanzó un mínimo histórico.

Las tasas de ocupación hotelera en Europa se situaron en el 26,5% en julio de 2020, lo que supone una caída del 66,4% en comparación con el mismo mes del año pasado. Además, los cinco principales destinos europeos, como Francia, Alemania, el Reino Unido y los Países Bajos, solo registraron solo el 40% de los volúmenes de viajes intraeuropeos de 2019, y España se quedó rezagada con el 22% de los volúmenes del año pasado.

Si bien muchos europeos estaban ansiosos por viajar nuevamente durante el verano, las restricciones fronterizas inconsistentes y en constante cambio, junto con la confusión sobre los requisitos de cuarentena y prueba, causaron frustración tanto para las empresas como para los viajeros, disuadiendo la reserva y dañando la materialización tanto para viajes de placer como de negocios.

De este modo, han hecho un llamamiento a los gobiernos nacionales para que aprueben urgentemente la propuesta de la Comisión Europea y para establecer criterios y umbrales comunes para determinar el riesgo epidemiológico, incluido un sistema común de codificación por colores para identificar áreas de riesgo.

Estos criterios deben evaluarse a nivel regional detallado, teniendo en cuenta los factores geográficos pertinentes (en particular, las islas).

También implementar medidas comunes a la salida y regreso de las áreas de riesgo. Estas medidas deben determinarse con suficiente detalle y basarse en evidencia científica (ya que no hay razón para restringir los viajes a países enteros si solo ciertas regiones se ven afectadas), y comprenden el reemplazo de la necesidad de poner en cuarentena a los viajeros con pruebas y rastreo integrales y rentables; evitar restricciones generales a la libre circulación mediante la implementación de medidas más específicas que tienen un alcance geográfico limitado; evitar imponer restricciones de viaje a los pasajeros en tránsito; también acordar reglas comunes para solicitar resultados negativos de la prueba Covid-19 antes del viaje cuando sea necesario.

Igualmente, garantizar la interoperabilidad de las aplicaciones de rastreo de contactos en la UE y la armonización de los formularios de localización de pasajeros basados ​​en estándares internacionales.

El sector ha estado pidiendo una mejor coordinación entre los Estados miembros y un enfoque europeo armonizado de las restricciones de viaje y las medidas de seguridad desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

Este enfoque ayudará a restablecer la confianza de los viajeros y ayudará al sector en su lenta recuperación, protegiendo millones de medios de vida, empleos y empresas.

A la espera del retorno de importantes flujos de visitantes, es necesario un apoyo financiero continuo para el sector para que el ecosistema turístico europeo devuelva el empleo a la economía lo antes posible.

Demostrando la importancia de la recuperación del turismo como catalizador de la reactivación económica europea, la última investigación del WTTC muestra que cada aumento del 2,7% en los flujos de viajes generaría o recuperaría un millón de puestos de trabajo en el sector.

Armonizar el mosaico inconsistente de las reglas Covid-19 y los consejos de viaje en Europa podría llevar a un aumento de viajeros hasta en un 27%, recreando 10 millones de empleos en viajes y turismo en toda Europa.

Fuente

Share this post


Translate »