Que es lo que venden los hoteles sostenibles? o ¿Que es lo que no saben vender?

Que es lo que venden los hoteles sostenibles? o ¿Que es lo que no saben vender?

Probablemente
el primer problema, es que hay demasiadas definiciones y sobre todo
apreciaciones sobre lo que es o no la sostenibilidad y más aun los hoteles sostenibles,
y por tanto los consumidores difícilmente podrán comprenderlo y por ende
comprarlo.

Pero
lo más importante cara al huésped, es que nadie vende aquello que no se quiere
comprar: la sostenibilidad de un hotel dudo que alguien quiera comprarla, bien
porque no se ve como algo que le reporta un beneficio directo o un valor
añadido capaz de precisamente sobreponer el valor al precio, porque no se sabe
tangibilizar. Además hay que admitir que el termino, vocablo o palabra no
vende, no es sexy aunque sea trendy.

          Hay que recordar que el turismo no es
la industria sin chimeneas y cada vez es más contaminante, en concreto por los
transportes aéreos y cruceros

Quizás
difiero de lo que algunos hoteleros españoles afirman según un reciente articulo publicado en Hosteltur, donde afirman que la sostenibilidad
es más un deseo que una realidad, ya que si preguntan a ACCOR, no opina lo
mismo. Rebeca Avila, responsable de RSC de Accor para Europa del Sur, me
comentaba recientemente que sus hoteles están a un nivel de cumplimiento de la
sostenibilidad (Usan 80 indicadores diferentes para medir su cumplimiento)
esta  aun nivel del 75%, cifra que es
aplastante, sin duda alguna.

Y
sin embargo este otro
artículo de Hosteltur
, nos confirma la concesión de un crédito bancario en función
de la verificación de la sostenibilidad, en este caso del Grupo hotelero Piñero
con el BBVA.

Hay
que recordar que el turismo no es la industria sin chimeneas y cada vez es más
contaminante, en concreto por los transportes aéreos y cruceros y cualquier
acción del sector que contribuya a reducir su polución debe ser elogiada,
porque además de contaminación aérea, es también de residuos, de uso excesivo
de recursos como el agua, energías y un largo etcétera que pagamos todos,
queramos o no.

Pero
si es cierto algo que afirmaba Sam Bath en dicho artículo, “A día de hoy no creo que hayan muchos turistas que
decidan ir a un destino porque sea sostenible” y por extensión a un hotel.

Y
es cierto, porque los hoteles sostenibles parece que todavía no saben cómo
venderse y tratan de comercializar aquello que nadie compra, la sostenibilidad.
Aquí se confunde los objetivos con los instrumentos o medios: La sostenibilidad
e s un proceso para alcanzar el bienestar, tanto de los consumidores como de
todos los actores de la cadena de valor turística, incluyendo los empleados y
el entorno natural y social donde se ubique el alojamiento. Y por cierto
debería ser una norma obligatoria.

.

La
sostenibilidad de un hotel, conlleva conseguir el bienestar o mejor dicho el
mejor bienestar posible para sus huéspedes, pero a la vez para su equipo
humano, proveedores, etc. en armonía con el entorno donde se localiza y su
hinterland cercano, contribuyendo a su vez al desarrollo sostenible local.

Pero
si hablamos de bienestar, como objetivo de la sostenibilidad, es bueno saber
que implica, ya que sería el claim o
reclamo de ventas.

Por
resumir, podríamos hablar en general de bienestar en función de componentes
emocionales, como por ejemplo en el caso de Accor, su proyecto de Toallas que
plantan arboles (Lo que se ahorra en limpieza se invierte en reforestación),
pero también el saber que la restauración y alimentación que sea saludable, orgánica
y bio, genera confianza y sensaciones placenteras, tanto por el gusto como por
su contribución a un medio natural y rural más sostenible y sano. O que los
empleados estén satisfechos con la empresa y brinden un servicio excelente (se
mide por la fidelidad del empleado con la firma). Todo suma para poder entregar
una experiencia memorable.

        En Accor, todos sus hoteles llevan la
sostenibilidad en su ADN y alcanzan un 75% de cumplimiento

Precisamente
conversando con Rebeca Ávila de Accor, me re-confirmaba, que para ella todos
sus hoteles son sostenibles, porque la firma lo lleva en su ADN y en diferentes
niveles de cumplimiento pero de media nos comenta que están al 75%, cifra muy alta.
Y es verificable porque los hoteles deben de cumplir 80 acciones implicadas con
la sostenibilidad, cada cual con su indicador y verificador de alcance de
objetivos, enmarcados en su programa de Planet 21, donde la capacitación del staff es clave, gracias a su centros del
“Accor Academy”, una apuesta segura para el cumplimiento.

       La clave es saber traducir todos estos criterios
en valor que no en precio, ya que no se justifica que deba costar más un hotel
que sea sostenible

La
clave es saber traducir todos estos criterios en valor que no en precio, ya que
no se justifica que deba costar más un hotel que sea sostenible, porque si la gestión
es eficiente y se optimizan los recursos y procesos, el resultado final debería
ser un coste de gestión mucho menor y por tanto su precio inferior, pero con un
valor superior, cuestión que les hace más competitivos que cualquier hotel
convencional y más si sabemos que la unidad de negocio de alojamiento cada vez
es menor frente a otras como la restauración, animación, etc.

Por
rematar, los hoteles sostenibles deben de ofrecer bienestar para toda la cadena
de valor, desde los empleados hasta el consumidor final.

Un
cordial saludo

Arturo
Crosby

Editor

Share this post


Translate »