Colombia. Los ‘Parques de Papel’ que crecen en la Costa

Colombia. Los ‘Parques de Papel’ que crecen en la Costa

El 90% de los parques regionales protegidos se encuentran amenazados.

‘Parques de Papel’ o ‘Paper Parks’ es un término anglosajón que hace referencia a las áreas protegidas en documentos, pero que en la práctica continúan sufriendo a causa de las amenazas. Es decir, territorios protegidos únicamente en el mapa.

Lo anterior ocurre cuando no hay políticas concretas de salvaguardia, cuando las actividades para la preservación no se cumplen o cuando simplemente resultan insuficientes para los ecosistemas.

En la Región Caribe hay 16 parques naturales declarados como Áreas Protegidas, ocho de ellos de carácter nacional, como el Tayrona y la Sierra Nevada, y ocho regional, como El Ceibal y Los Rosales (ver listado).

En total son 39.000 hectáreas de parques regionales protegidos, según estadísticas suministradas por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, Sinap. De ellas, el 90% se encuentran bajo amenazas (35. 825 hectáreas).En el caso de los Parques Naturales Nacionales de la Costa, del 1’216.275 hectáreas protegidas, al menos 574.299 están en un estado crítico, lo que equivale a un 42% de esa área en amenaza.

“Tenemos todas las normas que quieras, pero luego no tenemos la capacidad logística, los recursos económicos y el control necesario para hacer viable la protección, ni tampoco hay educación ambiental suficiente en la región”, advierte Luis Carlos Gutiérrez, líder del grupo de Biodiversidad del Caribe y vicerrector de Investigación de la Universidad del Atlántico.

Según el experto, si bien con las declaratorias y los planes de manejo actuales se intenta proteger los ecosistemas, “va uno a revisar los territorios y se encuentra con actividades como la invasión, la deforestación, la extracción de animales y otras ilícitas que no son compatibles con lo que dice el papel, como si todo quedara nada más allí”.

Pese a esa idea, el sistema y las corporaciones autónomas aspiran ampliar para 2019 en más de 700 mil hectáreas de áreas protegidas y 1.200.00 hectáreas en corredores biológicos.

Como resultado, destacan las estrategias de planificación, monitoreo y un sistema de información geográfica a nivel regional.

Justo por eso, la secretaria ejecutiva del Sirap, Adela Castro, no considera que los parques protegidos en el Caribe sean “de papel”.  Expresa que las declaratorias permiten la formulación de planes, programas y proyectos que contribuyen al ordenamiento territorial. Sin embargo, reconoce que aún con los esfuerzos institucionales, las amenazas persisten.

“Nos preocupa mucho la presión por tala de árboles que se ejerce sobre algunas zonas como El Ceibal o Los Rosales. Allí tenemos al tití cabeciblanco en vías de extinción que prácticamente está encerrado y si no conectamos ambas áreas podemos tener problemas genéticos”, dijo la funcionaria.

Las amenazas

La densidad de población en las franjas ribereñas, la accesibilidad, los cultivos ilícitos, el porcentaje de hogares que utilizan la madera como material burdo para las paredes de sus casas y la producción de petróleo son algunas de las amenazas identificadas por el Sirap Caribe en la región.

En el Parque Natural Regional Los Rosales, en el municipio de Luruaco, el principal riesgo corre por cuenta de la deforestación que impide el desplazamiento de especies como los titíes y el mono cotudo, además de los sistemas de producción no adecuados a las condiciones del medio natural, según informe de la Corporación Autónoma Regional.

José Gregorio Olivares, uno de los campesinos del sector, recuerda que “años atrás era más sencillo encontrar a los titíes porque había más”. “Mucha gente se ha dedicado a atraparlos y venderlos, cada vez vemos menos”, dice el hombre, de 50 años.

De acuerdo con el director de la CRA, Alberto Escolar, entre las acciones impulsadas para preservar, restaurar y dar uso sostenible a las 1.305 hectáreas de bosque seco tropical, y por ende proteger a las especies que allí habitan, se destaca la labor del Proyecto Tití y de la comunidad del corregimiento Los Límites, en Luruaco.

Sin embargo, de acuerdo con lo expresado por el presidente de la Junta de Acción Comunal de Los Límites, Anaín Polo, “nosotros no hemos podido hacer actividades en Los Rosales porque no tenemos acceso”.

“Quisiéramos poder tener una parcela demostrativa para ejercer el agroturismo y cultivar sosteniblemente, pero no hemos podido”, señala Polo.

En eso coincide el biólogo del Proyecto Tití, José Polo, quien precisó que su labor se concentra en el departamento de Bolívar con El Ceibal, donde realizan proyectos de desarrollo comunitario. Según Adela Castro, estas áreas comparten amenazas similares, aunque resalta el ejemplo de recuperación que ha sido la hacienda bolivarense. Los Rosales, por su parte, podría ser un ejemplo de ‘paper park’.

El área regional protegida más grande de la región es la Serranía de Perijá, con unas 25.093 hectáreas en jurisdicción de los municipios de Manaure, La Paz y Codazzi, pero que tiene en amenaza al oso andino. A este mamífero carnívoro, que constituye una línea genética y filogenética única del continente suramericano, los agricultores, cazadores y ganaderos le han invadido su territorio, situación que pone en riesgo su existencia.

“Hay iniciativas muy bonitas en la región y fundaciones que acompañan las comunidades, pero resulta que estas tienen muchas necesidades económicas y no estamos lo suficientemente preparados para hacer que vivan del ecoturismo. Por eso ellos prefieren mal utilizar los recursos y los ve uno vendiendo guacamayas, huevos de iguana, icotea, entre otras actividades ilícitas”, concluye Gutiérrez.

Recomendaciones: ¿Cómo cuidarlos?

-No comprar animales silvestres, ni fomentar el tráfico ilegal.
-Observar todo cuanto sea posible pero sin extraer ningún elemento, ya sea flora, fauna o cualquier objeto.
-No arrojar colillas de cigarrillos ni dejar fogatas encendidas dentro del área.
-No arrojar basura dentro de los parques.
-No rayar y respetar la señalización existente en el área protegida.
-No talar árboles altamente amenazados o en vía de extinción.

Áreas protegidas

•Parques Regionales

-Johnny Cay Regional Park (San Andrés)
-Old Point Regional Mangrove Park (San Andrés)
-The Peak Regional Park (San Andrés)
-Cerro Pintao (La Guajira)
– Serrania de Perijá (Cesar)
– Los Rosales (Atlántico)
-El Ceibal (Bolívar)
– Manglares de Guacamaya (Sucre)

•Parques Nacionales

-Bahía Portete (La Guajira)
– Isla de Salamanca (Magdalena)
– Corales del Rosario y San Bernardo
– Parque Tayrona (Magdalena)
– Sierra Nevada (Magdalena)
– Old Providence Mc. Bean Lagoon (San Andrés)
– Paramillo (Córdoba)
– Corales de Profundidad.

Share this post


Translate »